¿Qué es estar identificado?

Uno no es capaz de ser libre del conflicto y de las reacciones compulsivas debido a que está identificado con demasiadas cosas e ideas. Si alguien toca, agrede o se acerca a algo que consideras tú o tuyo, se produce una reacción. Diríamos que además de tu cuerpo físico y de tu Ser interno, has adoptado como parte de ti, el coche que llevas, el equipo que defiendes, el vaso con el que bebes, la casa en la que vives, la opinión que has adoptado desde unas premisas que has tenido en cuenta… Crees que eres guapo/a o feo/a en función de un estereotipo de belleza y te identificas con las ideas que tanto tú como los demás creáis de ti mismo. Si alguien te toca algo que además de ser tuyo, ves como si fueras tú, entonces te enfadas. Si alguien ataca un ideal que tienes, te enfadas. Si alguien te dice que tu casa es preciosa, te alegras. Adulan algo que te pertenece, te sientes adulado. Critican algo que te pertenece, te sientes criticado. Adulan a tu hijo y te sientes adulado. Critican a tu hijo, y te sientes castigado.

Compartir
¿Qué es el diálogo?

No hay diálogo si no hay  voluntad de escucha. Uno puede ver que suele haber más interés en alzar más la voz o decir algo que impresione para llamar la atención lo suficiente pero sin ninguna  gana de escuchar. ¿Por qué no nos escuchamos?

Compartir
Obstáculos/despertar

La mente es como un recipiente con distintos vertederos y almacenes.  Uno mismo es receptor de información y creador de información; experiencias, datos recibidos de fuera, interpretación de esos datos,  y con un mix de datos e interpretación crea expectativas e imagina. Tanto lo creado como le recibido pasa a través del criterio propio y los va clasificando internamente. Algunos los deshecha, otros los deja a mano y otros pospone atenderlos...

Compartir
Si no niegas la evidencia, ninguna fuerza te obligará a verla

Lo sepamos o no, somos más responsables de nuestra mala suerte de lo que creemos. No nos atamos los cordones por pereza, dejamos a la suerte que se nos crucen o no. Luego, nos pisan y nos tropezamos. Caemos y nos rompemos el tobillo. ¿Quién ha provocado la caída? El que se queja dirá que ha sido un estúpido que se le ha cruzado. El que analiza, se da cuenta que debe ser más cauto y prevenir riesgos. Ambos podrían haber sido más atentos. No siempre la causa de la caída es tan clara. Pero más veces de las que creemos somos causa directa e indirecta de nuestro malestar. La falta de relación certera entre causa y consecuencia nos mantiene en un ciclo vicioso de repetición de estados indeseables. Es necesario empezar a ver con claridad y con mucha inspección aquello que afecta nuestra vida.

Compartir
¿Vives en un estado compulsivo?

Si estás dentro de un escenario de vida en la que todo el tiempo estás ocupado y pre-programado, puedes verte en un estado compulsivo. La mente va de un pensamiento a otro de forma rápida y esta velocidad se convierte en estrés físico, hambre, gula, mal humor o simple falta de alegría. Terminas con algo y ya empiezas con otras cosas. Tus palabras son compulsivas. Salen sin ser valoradas. Entras en discusiones tanto si tienes razón como si no. Al final podemos convertirnos en un ser autómata dirigido por la costumbre, defendiendo la memoria y proyectando el mismo futuro desde los mismos actos. Se trata de una vida compulsiva. ¿Qué margen de libertad y posibilidad de cambio hay en una vida compulsiva?

Compartir